Patrocinadores
acciona
Patrocinadores Técnicos
Grifone
Suunto
PowerBar
Blog
Facebook
Twitter
Menéame
digg
del.icio.us
Technorati
Yahoo! My Web
TIROLINA CARSTENSZ
SIEMPRE HAY LÍMITES... EL RETO ES GESTIONARLOS
24 noviembre 2013

En los últimos tiempos, se ha creado una especie de corriente o de moda que abusa del positivismo en el enfoque de cualquier proyecto en general, y deportivo en concreto. Se abusa de expresiones dónde el núcleo conceptual es que se puede conseguir todo aquello que nos propongamos, que no hay límites, que todo es posible, que se tiene que vivir el momento intensamente sin preocuparnos por el mañana, por los demás, por el medio ambiente, etc.

Cierto que no podemos resignarnos a hacer lo que parece que nos correspondería por nuestra situación social, económica, física, de edad o de capacidades en general; y que con una actitud perseverante y luchadora, una persona es capaz de poner la línea de sus teóricos límites mucho más allá del que parecería normal. Pero de esto a pasar a afirmar que todo lo que pensamos o soñamos es posible, hay una gran distancia que roza lo absurdo o una total superficialidad.

LOS LÍMITES EXISTEN SIEMPRE. El que diga que no, o bien será un teórico puramente provocador que siempre se mira las cosas desde la grada sin saltar nunca al campo de juego, o bien no tiene ningún valor que le marque unas determinadas líneas rojas, o bien es alguien que nunca ha hecho cosas verdaderamente comprometidas y de riesgo en su vida.

Yo tengo ahora 47 años. ¿Verdad que por mucho que entrene y me lo proponga, no puedo plantearme ganar una medalla de oro en atletismo?

Y hay que entender que los límites no vienen sólo dados por los esfuerzos, los sacrificios o los riesgos inherentes a un determinado proyecto, sino también se establecen a partir de nuestros valores, nuestras relaciones o nuestra responsabilidad.

A grandes rasgos, identifico límites claros en las siguientes áreas presentes casi siempre en cualquier tipo de proyecto:

1)    Límites Físicos: Deben identificarse bien y saber gestionarlos hasta tan lejos como sea posible, sin poner en riesgo la propia salud.

2)    Límites de Riesgos: Siempre hemos de decidir qué límite de riesgo querremos asumir en un proyecto (Vital, Económico, de reputación, de tiempo, de confianza, etc...)

3)    Límites Relacionales: Siempre que activamos cualquier acción, esta trascenderá la propia persona individual, afectando de alguna manera a nuestro entorno relacional (personal, familiar, profesional o social), y a la responsabilidad hacia los demás.

4)    Límites de Valores: Aparte de los límites que encontramos por el camino, también tenemos que poner algunos nosotros, sustentándolos en nuestros principios y en nuestra actitud ética. Hay que establecer un marco de actuación que defina la línea de los valores escogidos para realizar nuestro proyecto.

Cuanto más libre esté una persona de cualquier principio, más libre estará para luchar por un determinado objetivo; pero también pasará que su éxito, si lo alcanza, no será demasiado o nada valioso para nadie.

¿De qué nos servirá haber conseguido un determinado resultado si nosotros sabemos que se ha alcanzado sin aplicar ningún criterio de compromiso personal con unos determinados valores y con unas determinadas formas de entender el mundo?

¿Vale todo para que una empresa gane dinero? ¿Vale todo para ganar el Tour de Francia? ¿Vale todo para conquistar una cumbre? ¿Vale todo para gobernar?

Evidentemente yo soy un defensor entusiasta de la actitud activa y de que todo el mundo se pueda plantear metas ambiciosas en su vida, sea en el ámbito que sea. Pero para hacerlo, para poder afrontar cosas verdaderamente importantes en la trayectoria de cada uno, mucho más allá del factor esfuerzo o sufrimiento físico o mental, siempre se deberá saber muy bien cuales son nuestros propios límites y como los hemos de afrontar.

En cualquier campo de nuestra sociedad ya hemos tenido demasiados líderes que perseguían su objetivo sin importarles nada más, pensando que los límites no existían. Ahora lo que nos conviene es mucha gente y muchos líderes que quieran maximizar sus capacidades, ser eficientes y plantearse metas ambiciosas, pero liderando con responsabilidad... entendiendo que siempre hay límites y que el gran reto es, precisamente, el saber gestionarlos.

Tags: límites
Comentarios
¡Participa! Escribe tu comentario
Nombre*:
E-mail:
Escribe el texto de la imagen*:
Comentario*:
* Campos obligatorios
Últimas entradas
Entradas por fechas
2014
noviembre
septiembre
agosto
julio
junio
mayo
abril
marzo
febrero
enero
2013
diciembre
noviembre
octubre
septiembre
agosto
julio
junio
mayo
abril
marzo
febrero
enero
2012
diciembre
noviembre
octubre
septiembre
agosto
julio
junio
mayo
abril
marzo
febrero
enero
2011
septiembre
agosto
julio
junio
mayo
abril
marzo
febrero
enero
2010
diciembre
noviembre
octubre
septiembre
agosto