EL DAKAR CON UN COCHE ELÉCTRICO
Del 04 al 17 enero del 2015
17 enero 2015
4
DAKAR (Y SOCIEDAD): MENOS CRONÓMETRO Y MÁS BRÚJULA
Brújula

Ha terminado el Dakar, y antes que nada, quiero felicitar a todos los que han terminado y, sobre todo, a los que han ganado en sus respectivas categorías.

Pero sin desmerecer el esfuerzo y el mérito deportivo, aprovecho este momento para plantear algunas cuestiones como reflexión más profunda de la parte puramente deportiva, pues si queremos tener buenas respuestas, necesitamos hacer buenas preguntas.  Disculpad si la cago con alguna o si toco alguna sensibilidad:

-       ¿El deporte sólo tiene que ser un entretenimiento y un espectáculo, o también debe servir para transmitir valores?

-       El petróleo es el principal cáncer de nuestro planeta.  ¿Si amamos las carreras de motor, porque no luchamos para reducir la importancia de los combustibles fósiles y fomentamos las energías alternativas que nos harán disfrutar igual, y evitaremos fomentar una enfermedad que nos está contaminando a todos?

-       ¿Las carreras de motor tienen que ser sólo prestaciones y velocidad, o tienen que ser un banco de pruebas para innovar al servicio de la sociedad?

-       Muchos participantes están ahí para conseguir una gran satisfacción y realización personal al superar la prueba de motor más dura del mundo, pero... ¿se han preguntado nunca qué valor aportan al mundo más allá de su felicidad individual?

-       ¿Quién es el verdadero vencedor: el que corre mucho y no sabe hacia dónde va, o el que piensa bien hacia dónde vamos o deberíamos ir, y lucha para avanzar en aquella dirección aunque sea más lento?

-       ¿El fin (divertirse y dar espectáculo) justifica siempre los medios?

-       ¿No hay límites de valores en una aventura o actividad deportiva?

-       Dado que el patrocinador principal de los ganadores de todas las categorías corresponde a una bebida que es una verdadera mierda química que fomenta únicamente un estilo de vida superficial y que nadie, con un mínimo juicio, daría a sus hijos, me pregunto: ¿A algún corredor le importan los valores asociados a las marcas que lleva en su ropa o vehículo?

-       A los 655 participantes en el Dakar (entre pilotos y copilotos), a todas las asistencias y a todos los seguidores, les pediría que pensasen solo un ratito en las dos siguientes preguntas: ¿Cómo quiero que sea el mundo de mis hijos? ¿Qué estoy dispuesto a hacer yo para que sea así?

Amo el Dakar, y creo que no es el culpable directo de nada, ni es más o menos malo que muchísimas de las actividades habituales de nuestra sociedad.  Pero es una metáfora perfecta y una plataforma ideal de difusión y reflexión, para que seamos conscientes de que hoy, más que nunca, nuestra capacidad de impacto individual y colectivo en el mundo es brutal.  Tenemos un inmenso potencial de hacer mucho daño, y también de hacer cosas magníficas.  Y cada uno de nosotros ha de decidir responsablemente al hacer cualquier cosa, si quiere tener un impacto negativo o positivo.

Entonces corramos, disfrutemos y realicémonos; pero antes de empezar a ir rápido, pensemos bien hacia dónde tenemos que ir.  Un poco menos de cronómetro y un poco más de brújula para escoger bien el rumbo, ¡por favor!

Comentarios
terry mrakovcic
12 agosto 2015
21:03 H
"less stopwatch more compass"...einstein would have loved this article
beautifully said,just beautiful

bravo my friend
mauricio salazar
05 abril 2015
23:39 H
Albert; he llegado del Dakar conociéndome mas, creo que a todos les pasa.......pero creo que si no aporto algo a mi entorno social después de la experiencia Dakar; todo el esfuerzo será en vano. Los sueños, los retos, el sacrificio, la perseverancia para llegar a un Dakar son las cosas que nos pueden hacer triunfar en el Rally de nuestras vidas. Desde Colombia un abrazo grande
Pedro Puertas Herrera
28 marzo 2015
11:44 H
Albert Bosch, sin duda, deberías estar en Fair Play Riders
Carlos Fulquet
17 enero 2015
21:09 H
Coincido , el mundo cambia, los espectaculos deberian adecuarse a la nuevas y reales necesidades.
El petroleofue el gran combustible del siglo XX, le impulsó las economías, también contribuyó en gran forma a la contaminación ambiental.
Lo triste es ver como productos tontos (Coke, Speed, Red Bull, etc) ocupan la mente y el consumo sin sentido, el agua pura y simple es el mejor medio de hidratación.
Paremos a " afilar el hacha", pensar, dejar de comportarnos como masa.
1
¡Participa! Escribe tu comentario
Nombre*:
E-mail:
Escribe el texto de la imagen*:
Comentario*:
* Campos obligatorios
Menú
Patrocinadores
EL DAKAR CON UN COCHE ELÉCTRICO Powered by: www.albertbosch.info