EL DAKAR CON UN COCHE ELÉCTRICO
Del 04 al 17 enero del 2015
10 enero 2015
27
MI PEOR DERROTA DEPORTIVA Y MI MAYOR VICTORIA PERSONAL
Foto: Jesús Renedo

Estoy fuera del Dakar después de haber trabajado por este proyecto durante casi dos años.

Se me terminó la carrera en el CP1 de la 3ª etapa, después de haber superado las dos primeras (en las que habían abandonado más de un tercio de los coches), y a pesar de que después nos eliminaron en la etapa 2 por habernos saltado algunos puntos GPS.  Hacer sólo 2 etapas de 13 significa haber hecho sólo el 15% del recorrido, que es lo mismo que decir que hemos alcanzado el 15% del objetivo deportivo. 

No abandonamos por ningún motivo relacionado con la tecnología propia del coche eléctrico.  Después de una avería en la bomba de dirección en la etapa 2, sufrimos algunos golpes fuertes superando una zona extremadamente complicada de fesh-fesh, que provocaron un problema en la controladora del sistema, que quedó perjudicada hasta imposibilitar su correcto funcionamiento en medio de la etapa 3.

Nunca antes había abandonado un Dakar, una carrera de raids o de cualquier otra modalidad fuera del mundo del motor, habiendo completado sólo el 15% de la carrera.  En este aspecto es, sin duda, mi mayor derrota deportiva. 

Pero siempre he dicho que esto no iba de carreras... no iba sólo de deporte... sino que el Dakar era un medio para llegar a un objetivo superior, que era el de demostrar que las cosas se pueden hacer siempre de otra manera, sin dejar de disfrutar y de tener una vida de bienestar y llena de objetivos personales, pero a la vez más sostenible y comprometida con un futuro que es, más que nunca, responsabilidad de cada uno de nosotros, a través de todas las actividades que llevamos acabo a diario en nuestros trabajos, empresas, deportes, políticas o consumos y vidas privadas.

Por ello estoy súper feliz.  Porqué nunca antes había hecho una aventura que pusiese toda la parte de reto humano y deportivo al servicio radicalmente comprometido con este propósito.  Por ello esta es mi mayor victoria personal. 

Estoy muy contento por haber alcanzado algunos logros importantes para mis objetivos con este proyecto:

-           Estoy orgulloso porqué a pesar de que las probabilidades de no tener éxito deportivo eran enormes, yo y todo mi equipo tuvimos el coraje de realizar el proyecto.  Pues cuando uno quiere hacer una cosa que es importante en su vida, tiene que hacerlo a pesar de que lo vea muy difícil. El peor fracaso siempre es no tener el coraje de perseguir tus sueños y vivir siempre en condicional. 

-         Estoy orgulloso porqué hemos hecho historia colocando el primer coche 100% eléctrico y sin emisiones en la salida de la prueba más dura del mundo, haciendo varias etapas, y demostrando que este tipo de vehículos es perfectamente capaz de participar en el Dakar, aunque haya muchos temas a pulir, y continúe existindo la complejidad logística de hacer recargas de energía más a menudo.  Sólo esto es un hito sin precedentes y que ya será muy difícil de superar.  Sólo por esto ya me siento ganador.

-          Estoy orgulloso por haber priorizado el "Porqué" al "Qué".  Pues si sólo hubiese querido vivir la aventura del Dakar, compitiendo y afrontando la dureza extrema de la prueba, disfrutando de un gran ejercicio de superación personal, habría hecho otro proyecto, con un coche ya conocido y muy potente para Rally-Raid, tecnologías existentes y logística normal.  Pero yo no quería hacer eso.  Sólo quería volver al Dakar con un proyecto realmente vinculado a actitudes de compromiso hacia el medio ambiente; y eso aquí se ha traducido en un coche eléctrico, anteponiendo innovación a competición, valores a objetivos e interés general al puro desarrollo personal. 

-            Estoy orgulloso de haber podido hacer esto con ACCIONA, pues más allá del marketing y de los intereses empresariales, comparte sinceramente este objetivo de luchar para que sus actividades, a la vez que persigan los resultados económicos y den trabajo a mucha gente, sirvan también para hacer un mundo más próspero y sostenible.

-             Y sobre todo, estoy orgulloso porqué más que haber hecho historia, hemos hecho "futuro", que es mucho más importante.  Hemos abierto un camino que facilitará que nosotros mismos u otros más adelante, avancen en las tecnologías más limpias y eficientes en el mundo del motor, y hemos aportado un importante grano de arena al debate de cómo queremos que sean las cosas en el día de mañana.  Hemos trabajado mucho, hemos arriesgado mucho y hemos puesto nuestra imagen y reputación en un proyecto.  Pero no era un proyecto para hacer sólo "carreras" y llenar nuestros egos, palmarés o acciones de marketing personal o empresarial.  Era un proyecto que respondía a un propósito mucho más ambicioso: contribuir en pequeña o gran medida a que el futuro del planeta (y de toda la sociedad) siga una ruta mejor de la que estamos siguiendo en este momento. 

En esta carrera la clave está en ir siguiendo todo el día un libro de ruta lleno de direcciones y rumbos.  Ello me brinda la metáfora fácil de decir que la clave para un planeta mejor para nosotros y las siguientes generaciones es tomar la buena dirección y establecer el buen rumbo final.  Sólo así ganaremos la carrera realmente esencial; una carrera en la que todos vamos bastante mal cualificados y en la que tendríamos que imponernos remontar posiciones rápidamente: la carrera por un futuro sostenible.

Me llaman aventurero por la suma de mis experiencias en alpinismo, travesías polares, participaciones en el Dakar o realización de otros retos extremos.  Pero no importa como me clasifiquen, igual que no importa lo que somos, el trabajo que tenemos o lo que sabemos hacer en la vida.  Lo que de verdad importa es al servicio de qué ponemos lo que somos, el trabajo que tenemos o lo que sabemos hacer.  Lo que de verdad importa es lo que aportamos de valor al mundo más allá de intentar sobrevivir o de vivir bien nosotros mismos.

Escribo esto desde Iquique (Chile), habiendo quedado fuera del Dakar, y reitero que estoy feliz por esta derrota deportiva que, a la vez, ha supuesto mi mayor victoria personal en el mundo de la aventura.  Una aventura al servicio de algo más que mis propios intereses, de los de mi equipo o de los del patrocinador.  Una aventura conectada con unos valores y una actitud de compromiso con la sociedad y el medio ambiente.

No sé quien ganará el Dakar este año.  Lo que si sé es que con la participación del dorsal 369, el Acciona Ecopowered, el primer coche que afronta la carrera de motor más dura del mundo sin llevar gasolina encima, hemos ganado todos... nosotros, vosotros, toda la sociedad y, sobre todo, el bello, delicado y no siempre bien respetado planeta que nos acoge.

Comentarios
Daniel Arce
20 enero 2015
00:17 H
Querido Albert!! Desde Córdoba, Argentina, mi más sincera gratitud y admiración. De un brillante proyecto a una próspera realidad. Como admirador de este rally Dakar, y como firme creyente que siempre se pueden hacer las cosas mejor, no sólo en lo deportivo, sino en todos los ámbitos de la vida, espero con fe la próxima edición para verlos en el podio de salida. Tal vez algún día tenga la oprtunidad de conocerte en persona. Al mundo le hace falta mucha gente como tú. Un abrazo grande a través del Atlántico. Que Dios te bendiga.
Edita Olaizola
16 enero 2015
10:15 H
¡Bien por Albert! Una gran persona que pone su reputación al servicio de valores. Gran ejemplo para toda la sociedad
David Ponsà
15 enero 2015
16:57 H
Albert & equip, un cop més (i ja van no-se-quants :-)) us heu superat i heu demostrat que val la pena apostar per projectes i reptes sostenibles !. De fa uns mesos que estic en una empresa que dissenya i fabrica punts de recàrrega per vehicle elèctric !!. Si m'ho arribes a dir abans, t'instal.lo uns quants carregadors ràpìds DC enmig del recorregut, casumcony !!... ;-). Ànims, campió !!
Pablo Otero
13 enero 2015
18:00 H
El reto era, más que nunca, un reto. Parecía imposible desarrollar el vehículo y se hizo. Parecía imposible estar en la salida y se estuvo. Se sortearon las dificultades donde otros vehículos "convencionales" fracasaron. Pero el Dakar no perdona. Es un desgaste de la máquina y de los equipos tremendo. La experiencia de Albert es un acicate. Ahora ya vendrán otros a tratar de repetir la gesta. Y habrá más coches eléctricos en la salida, y un día veremos a un eléctrico ganar esta prueba, y un día lo raro será ver un "gasolina" disputándola. Y entonces volveremos la cabeza y ahí estarán Albert, Agustín y su Ecopowered.
Micah Bayless
12 enero 2015
19:44 H
Your hard work is an inspiration - onward to next year!

Micah
1
2
...
6
»
¡Participa! Escribe tu comentario
Nombre*:
E-mail:
Escribe el texto de la imagen*:
Comentario*:
* Campos obligatorios
Menú
Patrocinadores
EL DAKAR CON UN COCHE ELÉCTRICO Powered by: www.albertbosch.info