MARATHON DES SABLES PERÚ
Del 28 de noviembre al 04 diciembre del 2017
Corriendo el desierto contra el Cambio Climático
30 noviembre 2017
1
SEGUNDA ETAPA
Albert y Quim inicio Etapa 2

La etapa de ayer no fue nada satisfactoria para el equipo WORLD NATURE EXPLORING, ya que, desafortunadamente, Jose Arimany no llegó a completarla y tuvo que abandonar debido a los fuertes vómitos que sufrió después del episodio de deshidratación del día anterior. A pesar de todo, se encuentra en buenas condiciones en Nazca, esperando junto con otras 40 personas más para ser trasladadas a Lima.

Quim y Albert después de aproximadamente 6h15 minutos de marcha, terminaron la segunda etapa, e incluso han ganado posiciones en la clasificación general: están en la posición 54 y 38 respectivamente. En este momento, hay 233 corredores en la carrera, después de que aproximadamente 40 abandonaran en la etapa de ayer.

Como era de esperar, fue una etapa dura, con muchos desniveles debido a las grandes dunas que se iban encontrando en el camino. Después de cruzar el cañón del río ICA en el Km. 23,6 aproximadamente, el terreno se volvió más ondulado y la arena muy blanda, lo que hizo que la marcha aún fuera más difícil.

Hoy seguirán luchando y disfrutando de una nueva etapa: será de 32,7Km. y los llevará a recorrer el tramo de Samaca a Ocucaje.

 

CORRIENDO CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

LA DESERTIFICACIÓN 

La desertificación es la degradación de la tierra en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, derivadas fundamentalmente de las actividades humanas (sobrecultivo, pastoreo excesivo, deforestación y mal uso del agua), el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

Es un problema global que afecta directamente el bienestar y el futuro de una sexta parte de la población mundial, y a una tercera parte de la superficie terrestre. Igualmente hace peligrar la subsistencia de unos mil millones de personas en más de cien países, que dependen de la tierra para la mayoría de sus necesidades y que suelen ser los habitantes más pobres del planeta.

Aunque la desertificación afecta en mayor medida al continente africano, dos terceras partes del cual son desiertos o tierras secas, el problema no se circunscribe a las tierras secas de ese continente. Más de seis mil millones de hectáreas equivalentes al 40% de la superficie del planeta son zonas áridas candidatas a ser desiertos y cada año se pierden 20 millones de hectáreas de suelo cultivable.

Más de un 30% de las tierras de los Estados Unidos están afectadas por la degradación de las tierras. Una cuarta parte de América Latina y el Caribe son desiertos y tierras secas. En España, una quinta parte de las tierras corre el peligro de desertificarse. En China, desde los años 50 las tormentas de arena y el crecimiento de los desiertos han arrasado cerca de 700 000 hectáreas de tierras cultivables o boscosas.

La desertificación se encuentra en el centro de problemas políticos y socioeconómicos y amenaza al equilibrio medioambiental en las regiones afectadas. Aumenta la pobreza, fuerza las migraciones y provoca conflictos armados.

Además, en este caso, el cambio climático es a su vez causa y consecuencia de la desertificación, pues esta viene provocada en gran medida por la sequía, y a la vez es un factor de aceleración del calentamiento global.  Las tierras vivas (que son fértiles y tienen mucha vida en su interior) son el mayor almacenador de carbono terrestre (almacenan tres veces más carbono que la vegetación). Con el proceso de la desertificación se pierde esta capacidad de almacenaje y se liberan millones de toneladas de carbono (actualmente unas 300 al año, que equivale al 4% de las emisiones de CO2 mundiales)

Justamente estamos ahora en Perú, uno de los países más vulnerables a la desertificación en el mundo, porque las zonas áridas equivalen a la tercera parte del territorio nacional y en ellas se registra, apenas, el 2% de la precipitación anual.

Por eso corremos aquí en el desierto de ICA, poniendo nuestro deporte y nuestra pasión por los retos al servicio de la lucha contra el Cambio Climático.  Porque somos optimistas, y los optimistas no son ilusos que creen que todo va bien, sino realistas que saben reconocer los problemas y las amenazas, y con ello están confiados en que pueden conseguir buenos resultados si se lucha con eficacia y con la convicción de que el objetivo vale la pena.

¡Amamos el desierto, pero no queremos más desiertos en el mundo!

Segunda Etapa
Segunda Etapa
Recorrido Segunda Etapa
Dunas Segunda Etapa
Dunas Segunda Etapa
Dunas Segunda Etapa
Dunas Segunda Etapa
Comentarios
Joel
30 noviembre 2017
20:12 H
Bé, per als que continueu! Molta força... i aigua!
1
¡Participa! Escribe tu comentario
Nombre*:
E-mail:
Escribe el texto de la imagen*:
Comentario*:
* Campos obligatorios
MARATHON DES SABLES PERÚ Powered by: www.albertbosch.info